¡Por fin! ¡Presentamos el disco-libro!

Ahora sí que sí. Han pasado más de dos años desde que empezamos a mover el proyecto de Cartografías; hemos atravesado momentos mejores y peores pero, de acuerdo a aquello que nos propusimos, hemos seguido siempre los ritmos que el cuerpo nos dictaba.

Despacito, siempre, cuando el cuerpo pedía. Cuando el ánimo permitía.

El próximo lunes 21 presentaremos en el Ateneo Anarquista de Albacete el disco-libro, cuyas copias físicas están al caer, en un encuentro aderezado con charlas de disidentes del psistema de salud mental: un superviviente a sus violencias y un exprofesional psi del tercer sector.

 

¡Allí os esperamos! Seguiremos informando. ¡Gracias a todas por tanto! 🙂

Merecernos la pena

Se acerca la fecha en la que el disco-libro, ahora pensado como disco-fanzine, se hará cuerpo. Mientras tanto, y casi sin darnos cuenta, hemos sido nosotras las que nos hemos conformado en torno a este proceso de estares, pensares, sentires y encontrares colectivos, siempre acompañados del -a veces triste- devenir de la vida. ¿A qué puerto nos ha llevado esta larga fase de producción? ¿Qué queda(rá) de nosotras tras este dilatado parto?

Han sido meses duros. Los recursos y las energías del proyecto manan directamente de las que tenemos nosotras como dinamizadoras / creadoras y, por desgracia(s), la vida nos ha venido demandando esas atenciones. Pero aquí estamos: la edición acabada, el diseño listo, las decisiones tomadas, el dinero recaudado y celebrada la autogestión.

Aquí estamos: la edición acabada, el diseño listo, las decisiones tomadas, el dinero recaudado y celebrada la autogestión.

Por todo esto, y como parte de todos esos procesos, me he descubierto emocionada esta mañana con las melodías de Hálito, tras Autodefesa Loca, una vez sonadas las de Rap Psicobélico y Escarcha, cerrando con Madspotting… notas y ritmos que -sabía mi cuerpo acongojado- han nacido entre el fango del hastío, la desesperación, la ansiedad ante la deshonestidad y la desesperanza. Han nacido, digo. Y tenemos que celebrárnoslo, regalarnos el orgullo por la genialidad de la gestación y el alumbramiento, per sé, y no ya por el bebé que, sin saberlo, nos ha regalado el parto.

(N)os imagino en un pequeño corro, en silencio, atreviéndome a detener vuestros jadeos con una palabra corta y quebrada. Lejos de nuestro diámetro suena el estruendo de la batalla, brilla su fulgor; la luz de un fuego que nos atraviesa y que quema mis retinas a vuestro través. Y de los ojos quemados -cauterizadas sus fuentes, encerrados los suspiros- y ya rotos los jadeos, brota un gracias que revienta por rebosamiento. Uno de los que, por una vez, (nos) permitimos reventar.

No quiero que la retórica me impida ser claro: pienso en Juan Dahmen y me emociona su manera de estar en el mundo, mi suerte por asistir a (y fundirme con) ella. Tenemos un proyecto, sin más apellidos, gracias a su emponzoñada tenacidad creativa y su asediada entrega, desnuda y desesperada por inventar otra forma de crear(se). Hijas bastardas y enfermas de esta acosada confianza son, entre otras, las dinámicas creativas, la grabación y la edición de Cartografías de Voces y Delirios. Cansado, y nunca en venta, su interés en romper sus cuerpos para darles el sentido que les falta. Pues bien, Juan; al término de los quehaceres de producción musical, no sé si hemos conseguido un producto que trascienda nuestros sinsentidos vitales y rescate la honestidad de las prisiones que regentan nuestros amos. Pero sí tengo claro que, ante todo, Cartografías es un proyecto mudo a tu esfuerzo militante por sobrevivir al absurdo del mundo; a un sinsentido que nos retratas como nadie y que sólo encuentra sus silencios en los escasos centímetros de nuestro firme coto circular. Un disco que, aunque no te refleje, bien vale lo que enseñas y lo que vas destilando en sus ribazos.

Siento, con el disco-fanzine sonando y derramándose en las imprentas, que nos haces merecer ese silencio, ese corro, ese coto al absurdo que nos procuras y nos regalas. Que, más allá de lo que hemos parido y que está cerca de ser publicado, nos merecemos la vida que centrifuga a través de estas notas, por lejanas que nos suenen, y todo lo que trasciende el diámetro que conformamos juntas. Que nos merecemos la pena, vaya, y la vida por la que discurre.

Gracias mil. :*

Fran.

A tantas y a locas: Por un año de cuidados

Comienza hoy un nuevo año y, con el transcurso de sus primeras horas, cristaliza así ese rito de paso que nos hace mirar hacia delante para esbozar uno de tantos futuros posibles. Tratando de hacer político el cuerpo, de desubjetivarlo, desatomizarlo y devolverlo a la masa social y actante de la que forma parte, nos surge ese clásico interrogante de año nuevo; matizado, eso sí, con el pretendido uso de un plural político: ¿Qué queremos querer, ya, como colectivo de activismo crítico y radical contra el psistema? ¿Qué queremos para este 2019, desde las entrañas sociopolíticas que nos atraviesan, nos conectan y nos (des)hacen (el) cuerpo?

Lo primero que encuentra una vía para pronunciarse es la rabia que supura con el ejercicio creativo del poder: la codificación de la estructura que “nos hace”, nos regula y nos distribuye, esa definición del “psistema” al que pertenecemos y que performamos -en analogía a las tecnologías políticas del sexo performativo de Judith Butler-, nos anima a afinar la vista en el objetivo y a apretar el gatillo. Nos hacen ser cuerdos o locas, profesionales o usuarias, emisoras o receptoras de mensajes y violencias. Y hacemos y sabemos cuestiones directa y recíprocamente relacionadas con lo que somos: razón o delirio, ciencia o experiencia, cargar la jeringuilla o poner el culo. Así, no es poca cosa haber sabido, en este año 2018, definir con claridad un cuerpo social y político para el colectivo y, aún más, haber nombrado el motor de esa regulación: el psistema que dicta quién es objeto y quién sujeto de la construcción, corrupción y violencia del cuerpo enfermo. Y no es cuestión vana porque, al bautizarlo, ese “mal sin nombre” -fruto de violencias físicas, sanitarias, estatales y burocrácticas, epistémicas, económicas, etc.- encuentra un carril por el que circular para transformar el ceño, pasar de la nada a la rabia y construir una motivación antipsistema diligentemente enfocada y afilada.

Cuando sabemos de ese psistema (que no es, como siempre decimos, otro tentáculo más del sistema) y de los agentes que activamente lo preservan, nuestras acciones en/para este activismo loco vienen a limitarse a sus márgenes (nuestros centros). En este 2018 que queda atrás, nos hemos encontrado y compartido en espacios autogestionados y okupados, nos hemos enfrentado a la fagocitación del Estado y sus leyes, del mercado y sus mercenarios. Hemos dimitido lxs que allí trabajábamos; nos hemos desmedicalizado lxs que para ellos consumíamos; hemos boicoteado sus actos, convivido en Garaldea, levantado un GAM en Albacete y desarrollado varias actividades centradas en la creación y la destrucción como forma de re-edificación* de nuestras vidas -nuevos planos, nuevos mapas-. Bien. Sabemos ya lo que huele a “farmafia” y a mercado, a leyes que preservan estructuras criminales, a egos inflamados y a lógicas de poder (de rédito, de representación, de colonización) dentro del propio movimiento. Y, lo más importante, nos hemos definido en contra de todo ello, en negativo; nos hemos descubierto, desnudas, y nos hemos abrazado -grandes y pequeñísimas- bajo el aguacero.

En 2018, nos hemos compartido y construido en espacios autogestionados y okupados; nos hemos definido en negativo, en contra del psistema y en sus márgenes, centrando nuestras energías en destruir como forma de re-edificar* nuestras vidas.

Pero nuestras energías no pueden quedar varadas en esa playa de amparo y autorreferencia si queremos un año propositivo, cargado de ilusión movilizadora, de alegría libertaria y de creación colectiva. No hablamos de crear o editar materiales, de correr, producir y sudar el invierno. No, yendo más allá, de tomar el poder, sino de serle impermeables. Tampoco de tomar el espacio público, sino resignificar y reedificar lo privado. Hacer el hogar, el cuerpo, el tiempo. De seguir esa -tan nuestra- línea del apoyo mutuo y la reciprocidad. De encontrarnos de nuevo –de nuevo hasta que deje de serlo.

A n/vosotras, las personas que hacemos y sufrimos este mapa, a tantas y a locas: por un año 2019 de autocuidados y de cuidados colectivos. Porque no hay nada más político y más violento que no hacer su nada en concreto; que acompañarnos, detenernos, dejarnos ser.

* [Sonando y, como siempre, inspirando otra forma de estar en el mundo: Juan Dahmen – Destroying as a way of Rebuilding ]

 

La Tumba de las Pastillas

Me presento soy Acción Demente, Dementito, Demen o la rabia del abuso de poder del sistema de salud mental. Dejo una poesía-dibujo-video que surgió desde la desobediencia a aceptar mi rol de enfermo mental crónico y la angustia que me genero esa lucha contra profesionales, familia y amigos, por romper con mi fatal destino marcado con un diagnóstico, cuál estrella de David en el holocausto.

La Tumba de las Pastillas

Heridas de pan duro que no dejan migajas,

Sin rastro del costoso camino recorrido,

El mayor bienestar de un diagnosticado, su zulo,

Pastillas petrifican la existencia de la nada,

Lanzando palabras mudas a profesionales de salud mental que retornan frío y soledad,

Insomne, tarado, tiritas de miedo mirando el techo,

La muerte hospeda en mi diagnostico desde que fui y solo puede quedar uno,

Ella se ríe de mis quince metros cuadrados de existencia,

Te reto, le dijo nadie, en ningún momento, de ningún lugar.

De vuelta (y media)

Han pasado tres días de las Jornadas de Cuidados y Creación Colectiva y, con un mínimo de perspectiva, es ahora cuando cogemos aire para contar(n)os algo más allá de la emoción que nos encogía el pecho y nos trababa la lengua. Tres días desde que recogiéramos nuestros bártulos, pinceles, ropas y libros, desparramados todos por una Garaldea que bien habitamos con ellos. Tres días de flashes y recuerdos que van rebotando en nuestras mentes para, como queriendo ordenarse entre el crujir de las hojas secas y el frío sol de las cinco, acabar naciendo en nuestras bocas con palabras tan pequeñas como un “gracias”, un “qué guay”, un “os echo de menos”.

IMG_20181107_123201

No vamos apenas a hablar de lo que allí vivimos, porque nuestras pinceladas, notas y estrofas lo harán pronto por nosotras. Toca sentarse a editar y a ordenar materiales, a cuidar vínculos… y a esperar que lo que allí generamos vaya ganando terreno a lo que podamos contar sobre ello. Pronto, de verdad, haremos n/vuestro el grito de nuestras creaciones colectivas, concebidas como herramienta de lucha para y desde el movimiento contra el psistema que nos ordena.

Tiene cabida, sin embargo, hablar sobre el hoy, el después, el ellos y el nosotras. Y es que volver a un mundo frío que, aún con sus matices y sus brillos, enaltece la intensidad de cuatro días de cuidados, ha sido, al menos para la que escribe, enrarecerse aún más en él, desligarse y enrarecer sus lógicas. Volver a caminar por sus calles, a encarar las injusticias que juntas denunciamos, a arrostrar a sus artífices… es inundar nuestro ser de una renovada sensación de extrañeza y de sana otredad para con los que hacen del mundo un lugar inhóspito. Y es esa distancia, creo, lo que hemos ganado…

…porque la distancia desde un nosotras (cuerpos-objeto de la locura del mundo) a un ellos (sujetos de su rentable propagación) es el reflejo de la cercanía que nos teje y nos empasta como grupo. Porque no miramos el mundo desde las ventanas de sus celdas; porque nos hacemos inmunes a sus empeños de segmentación infinitesimal. Porque estos días, en definitiva, hemos sido “una”, todas, “nosotras”; porque hemos ido a una, todas, nosotras…

Y porque si nosotras estamos de vuelta en este mundo loco, a ellos, sus dueños, los hemos puesto de vuelta y media.

Del 1 al 4 de Noviembre: ¡Jornadas de Cuidados y Creación Colectiva!

fin Carteln Jornadas Cuidados y CC (1)

 

Las circunstancias mandan, y nosotras nos reorganizamos con ellas para encontrar la forma de seguir buscando sentido(s). Los primeros contactos con GAM y con personas implicadas del estado nos han dibujado una geografía complicada para los medios que ideamos; muchas personas están diseminadas por zonas lejanas y no hay grandes grupos en ninguna de ellas. Acudir con la furgoneta a cada uno de estos lugares multiplicada los costes y, sobretodo, minimizaba los espacios compartidos. Más coste, menos redes, más tiempo para un ya de por sí demorado proyecto.

La determinación de la asamblea, sin embargo, ha traído consigo un espacio de ilusión y de encuentro: unas Jornadas de Cuidados y Creación Colectiva sobre las que ya estamos trabajando. Se trata de una iniciativa que nos llevará a compartir cuatro intensos días de actividades varias y centradas en el cuerpo, los cuidados, el no-productivismo; y, a la vez, actividades que fomenten la creación espontánea y natural para generar nuevas narrativas para n/vuestro disco-libro. Por motivos logísticos, se decidió buscar una zona “céntrica” del territorio de la península y, por fin, tenemos respuesta del primer centro social al que consultamos. La jornada será finalmente del 1 al 4 de noviembre en Garaldea.

Somos conscientes de lo que, en términos económicos, acarrearía un proyecto como éste para cada una de las personas implicadas. Por eso, la idea es que (bien la totalidad, bien una parte) los costes de desplazamiento, alojamiento y manutención (vegana) vayan financiados por enea, en tanto el Colectivo De Facto tuvo a bien realizar un proyecto de artivismo (Invisible) que nos reportó una cantidad importante, quizá suficiente para cubrir todos nuestros costes personales. Aunque lo que podamos cubrir dependerá del número de inscritas y de su procedencia, la idea es invertir todos los fondos para que nadie se quede sin venir por las prohibiciones de las lógicas sistémicas.

 

INSCRIPCIÓN:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSfVM8t3HleFHZO4dGKMZfRCL1MSa4mf64fuUji73VxdIF08-g/viewform?

Más info:

https://asociaciongaraldea.wordpress.com/

https://pablobaeza.com/

¡Abrazos!

Llamada a los GAMs del territorio del estado

Carta GAMS.jpg

Desde hoy estamos haciendo una llamada a la implicación de Grupos de Apoyo Mutuo y otros colectivos de activismo crítico en torno a la locura en el proyecto Cartografías de Voces y Delirios. Pretendemos con esta iniciativa dar forma a un disco-libro que contenga obra musical, visual y escrita por personas con experiencias en primera persona desde la diversidad o el sufrimiento psíquico. Pero no se trata de “crear por crear” ni, por supuesto, de seguir ningún tipo de arteterapia: buscamos con esto generar contactos entre toda la comunidad creativa de estos GAMs para generar nuevos discursos y recursos que, a su vez, generen nuevas identidades, tejido social y formas de entender(se). Con estas “Cartografías” queremos configurar conjuntamente ese lugar desde el que hablar con otros medios y canales para continuar las luchas y reivindicaciones del activismo loco.

No somos profesionales ni trabajamos en esto, no recibimos subvenciones ni vendemos nuestro discurso a los intereses de la explotación psiquiátrica. Mantenemos nuestra actividad a través de la reciprocidad interna de nuestro colectivo y de las iniciativas independientes de grupos afines sin relaciones con el Estado, con el tercer sector o con el sector privado. Creemos en otro mundo posible y necesario y, esta vez, queremos componerlo, cantarlo y bailarlo entre todas.

Si formas parte de un Grupo de Apoyo Mutuo (u otro colectivo de activismo crítico en torno a la locura) que cree en la autogestión, la independencia y la reciprocidad como herramientas de transformación social y quieres transmitir un mensaje a través de un proyecto colectivo, ponte en contacto con nosotras para implicarte en el desarrollo (composición, grabación, difusión…) de este disco-libro.

La carta en la imagen la escribimos conjuntamente con Fliparte GAM para dar a conocer el proyecto.

¡Abrazos llenos de ilusión transformadora!

El comienzo: ¿sólo un disco-libro?

Desde Colectivo enea:

Es muy complejo determinar cuándo comienzan las cosas. Las fechas se confunden entre una serie de necesidades, experiencias y vínculos que hicieron que, ahora sí, el 25 de febrero fuéramos a Madrid a conocer al colectivo FlipArte GAM. Llevábamos con nosotras muchas ganas y cuatro pinceladas de lo que podría ser un esbozo de proyecto conjunto.

Y allí surgió la magia. La descripción detallada podéis encontrarla aquí.

Ahora, meses después, nace este blog para recopilar y lanzar los ecos de las andanzas y desventuras del proyecto. Su fin es, efectivamente, un disco-libro, pero en realidad esconde una serie de convivencias, vínculos, resignificaciones, tejido social e identitario, ruptura de realidades, generación de otras muy distintas… Es, en definitiva, una forma de creación que sustenta una realidad diferente.

Porque si creamos partiendo de una realidad diferente, ese otro mundo se hace cuerpo.

¡Bienvenidxs!

Primeros pasos

La primera jornada de convivencia fue un fluir de sensaciones, ideas, objetivos y posibilidades. Nada estaba fijado, nada estaba escrito. Dentro del caos, fueron surgiendo pautas como las posibilidades de la creación multidisciplinar y la necesidad de ser una creación en primera persona. Fruto de esa experiencia, nacieron los siguientes textos:

La experiencia de crear todos juntos, las guitarras sonando, con sus acordes y sus punteos, improvisando. Pintar el encuentro y mirar absorta las acuarelas que iban naciendo. Sentirnos unidos haciendo aquella música ambiental y sentir al compañero luego recitando lo que desde esta le emanaba. Unidos también para crear verso a verso, desde cada uno de nuestros corazones. Para mi fue sobre todo una experiencia de Unión, en algo tan hermoso e intimo como es crear desde nuestras sensibilidad – Marta Mar (FlipArte GAM)

El arte enriquece, enriquece el alma, enriquece a las personas y las une. El arte establece lazos, pero lazos grandes de esos que podrían rodear el tronco de un roble centenario. Este domingo se estableció un gran lazo, un lazo ligado a un proyecto artístico que está naciendo, se germinó la semilla de vida de un proyecto precioso que comienza entre Fliparte y Colectivo Enea para continuar creciendo después. Una experiencia que fue el comienzo de un proyecto artístico muy grande. Se creó arte en vivo, arte compartido, arte colaborativo, arte colectivo; música, letras, poesía, pintura… gestados por un ensamblaje humano perfectamente conectado, creando en equipo, en armonía. Una experiencia que alimentó nuestros sentidos y que produjo, en una sola palabra, magia. Gracias por una experiencia tan enriquecedora. – Nelia Sotos (colectivo enea y GAMMA Albacete)